Italiano

Aprender la gramática del italiano

Aprender la gramática del italiano

La gramática italiana es, como ya imaginas, una parte fundamental del aprendizaje de esta lengua. Si deseas dominarla, habrás de prestar especial atención a su estudio. Solo así conseguirás desenvolverte de forma correcta en ella, al mismo tiempo que adquieres fluidez al hablar y al escribir.

Por ese motivo, mientras comprendes cada vez más vocabulario, no debes dejar de lado otras cuestiones cruciales. Ese es el caso de los verbos italianos y las construcciones de oraciones, entre otros muchos temas de interés.

¿Qué es lo más difícil de aprender italiano? ¿Cuánto tiempo me costará dominar este idioma? ¿Seré capaz de pronunciarlo como los nativos? Seguro que te formulas estas y otras preguntas cuando te inicias en el estudio de un idioma que te apasiona. En este post te ofrecemos algunas claves con el fin de que avances en su aprendizaje. Además, te recomendamos que recurras a profesionales como los que incorporamos en italki en nuestro equipo docente. Te serán de gran ayuda en todo momento.

El italiano, un idioma que cuenta con similitudes con el español

A pesar de que el aprendizaje del italiano entraña ciertas dificultades, lo cierto es que guarda similitudes con el español. De hecho, es uno de los idiomas que podrás aprender con una mayor facilidad. Y no es de extrañar, dado que ambos tienen su origen en el latín. También su fonética resulta muy parecida, lo mismo que algunas fórmulas y diferentes palabras.

En consecuencia, los diversos puntos en común suponen una base importante para progresar con rapidez en su dominio. Pronto tendrás la oportunidad de comprobarlo por ti mismo. Pero hasta entonces, te proponemos que indagues en distintos factores pertenecientes a su gramática. Gracias a ellos, avanzarás en su comprensión.

1. Los pronombres de objeto directo

Son aquellos que, situándose antes del verbo, tienen como fin reemplazar a una palabra o a una frase. Concretamente, los pronombres de objeto directo son:

  • En primera persona del singular: mi/me.
  • En segunda persona del singular: ti/te.
  • En tercera persona masculina del singular: lo (l’) (lo)/lui.
  • En tercera persona femenina del singular: la, La (l’)/lei, Lei.
  • En primera persona del plural: ci/noi.
  • En segunda persona del plural: vi/voi.
  • En tercera persona masculina del plural: li/loro.
  • En tercera persona femenina del plural: le/Loro.

2. Los pronombres de objeto indirecto

Estos se colocan, en todos los casos, antes del verbo. Sustituyen a una persona o a un objeto que van precedidos de la preposición “a”. Si aún no sabes cuáles son, presta atención a los que te mostramos:

  • mi (me)/a me (a mí).
  • ti (te)/a te (a ti).
  • gli (le)/a lui (a él).
  • le (le)/a lei (a ella).
  • le (le)/a Lei (a usted).
  • ci (nos)/a noi (a nosotros).
  • vi (os)/a voi (a vosotros).
  • gli (les)/a loro (a ellos).

3. Los verbos

Sería imposible condensar en este artículo toda la información referida a los verbos que necesitas conocer. Sin embargo, hemos reunido la que te permitirá comenzar a guiarte con éxito. Posteriormente, irás ampliando estos conocimientos poco a poco.

De esta manera, conocerás las tres conjugaciones existentes de los verbos. Se trata de las que acaban en -are, -ere e -ire. Cuando coges un verbo y eliminas esta terminación, te queda la raíz. A esta, le añadirás las siguientes terminaciones para conjugarlo en su tiempo presente:

Primera persona: -o.

Segunda persona: -i.

Tercera persona: -a (en el caso de los acabados en -ere e –ire, será –e).

Primera persona del plural: -iamo.

Segunda persona del plural: -ate.

Tercera persona del plural: -ono.

Por ejemplo, si tomamos el verbo mangiare (comer), el presente indicativo sería:

Io mangio.

Tu mangi.

Lui/lei mangia.

Noi mangiamo.

Voi mangiate.

Loro mangiano.

Si dominas esta forma de conjugar los verbos, te será más sencillo llevarla a la práctica. Debes tener en cuenta, no obstante, que también existen verbos irregulares. Nos referimos a essere (ser o estar) y avere (tener). Se conjugan así:

Essere

  • Io sono.
  • Tu sei.
  • Lui/lei è.
  • Noi siamo.
  • Voi siete.
  • Loro sono.

Avere

  • Io ho.
  • Tu hai.
  • Lui/lei ha.
  • Nos abbiamo.
  • Voi avete.
  • Loro hanno.

A estos hay que sumar los verbos reflexivos, que siguen la misma estructura que los españoles. Son aquellos que se centran en una acción que recae sobre quien la hace. Estos son algunos de ellos:

  • Lavarsi (lavarse).
  • Ritrovarsi (reencontrarse).
  • Divertirsi (divertirse).
  • Vestirsi (vestirse).
  • Muoversi (moverse).

Otro tipo de verbos son los denominados recíprocos. En este caso en concreto, hacen alusión a varias personas sobre las que recae la acción. Sirvan estos como ejemplo:

  • Aiutarsi (ayudarse).
  • Incontrarsi (encontrarse).
  • Baciarsi (besarse).
  • Salutarsi (saludarse).
  • Compararsi (compararse).

4. Los sustantivos

A la hora de aprender italiano y, sobre todo, su gramática, los sustantivos son otro elemento a estudiar. Estos pueden ser tanto masculinos como femeninos y su género es importante de cara a la formulación de sus plurales.

Así, cuando un sustantivo es masculino y finaliza con la letra -o, el plural finalizará en -i.

Si, por el contrario, estás ante un sustantivo femenino terminado en -a, el plural finalizará en -e.

Para entenderlo mejor, presta atención a estos ejemplos que te hemos preparado:

  • Ragazzo (masculino singular).
  • Ragazzi (masculino plural).
  • Ragazza (femenino singular).
  • Ragazze (femenino plural).

Ahora que ya tienes clara esta norma, es el momento de que conozcas sus excepciones. De este modo, cuando el singular de los sustantivos masculinos acaba en -a, su plural termina en -e.

Además, hay una serie de sustantivos cuya forma no cambia. Son iguales tanto en singular como en plural. Ese es el caso de città (ciudad). El singular es la città (la ciudad), mientras que su plural es le città (las ciudades).

No olvides otra destacada excepción, la de los sustantivos que son calificados de irregulares. Por ejemplo, l’uomo (el hombre) y gli uomini (los hombres).

5. Las preposiciones

Al igual que en el español, también en el italiano existen las preposiciones y cumplen la misma función. Te las enumeramos:

  1. Di. Indica posesión, material, contenido, edad, razón, tema, calidad, etc.
  2. A. Destino, destinatario, expresiones fijas, etc.
  3. Da. Procedencia, utilidad, movimiento, etc.
  4. In. Lugar, destino y medios de transporte.
  5. Con. Compañía, modo, causa, tiempo, etc.
  6. Su. Puede traducirse como sobre, hacia…
  7. Per. Se emplea para hablar del destino, la causa, el objetivo, etc.
  8. Tra/Fra. Equivale a entre y tras. Equivale también a además cuando se combina así: tra l’altro.

Continúa estudiando gramática con un profesor italiano

estudiando gramática con un profesor italiano

Es cierto. Puedes aprender la gramática de este idioma a través de manuales y textos como este post. También mediante consultas a la Accademia della Crusca. Es una buena manera de hacerlo, pero lo es aún mejor si cuentas con un profesor de italiano. Su asesoramiento y ayuda son cruciales para tu aprendizaje por varios motivos.

Para empezar, un docente es capaz de explicarte debidamente cada cuestión gramatical. Te ofrecerá ejemplos para mejorar tu comprensión y resolverá las dudas que puedas plantearle. No cometerás fallos.

Asimismo, será quien evalúe tus progresos, sabiendo qué contenidos abordar en cada momento y con qué insistencia. También los repetirá cuando considere que no los has asimilado del modo conveniente.

Para finalizar, te someterá a un examen, que puede plantearse de modo oral o por escrito. Será la prueba definitiva de que dominas la gramática que hayas visto previamente en cada lección. Con cada evaluación superada, podrás abordar la siguiente y, progresivamente, ampliar conocimientos.

Aprende italiano con un profesor particular online

Aprende italiano con un profesor particular online

Esta es, sin lugar a dudas, la mejor solución para aprender cualquier idioma. Y es que un profesor particular online te permitirá aprender de un modo más rápido y eficaz. ¿Por qué? En primer lugar, centrará toda su atención únicamente en ti. Será consciente de tus progresos y dificultades, pudiendo marcar el ritmo en función de tu aprendizaje.

En segundo lugar, tendrás la posibilidad de fijar las lecciones que recibas, y el día y la hora que consideres oportunos. Otra razón es el poder disfrutar de este tipo de enseñanza desde cualquier parte del planeta, estés donde estés. ¿Te imaginas poder hacerlo desde la comodidad de la terraza de tu casa? ¿O desde una playa de arena blanca y aguas turquesa?

En definitiva, tu aprovechamiento de este método de estudio ideado a través de Internet será del 100 %. Por lo tanto, dejarán de tener sentido preguntas como las que ahora te formulas. ¿Qué es lo más difícil de aprender italiano? ¿Seré capaz de tener una pronunciación similar a la de los nativos? ¡Puedes olvidarte de ellas!

Los verbos italianos y el resto de cuestiones gramaticales, así como el vocabulario, resultarán más sencillos de asimilar. Pronto podrás comprobarlo. Lo único que necesitarás es un dispositivo con conexión a la red y tus ganas de dominar el italiano. ¡Nadie podrá pararte!

Aprende italiano con italki. Seremos tus cómplices en la aventura de aprender la lengua de Dante. Si aún no nos crees, elige tu profesor favorito entre todos los que conforman nuestro equipo docente. Estamos convencidos de que encontrarás el ideal para ti. En cuanto lo hayas hecho, la gramática italiana dejará de tener secretos para ti. Tampoco el vocabulario se te resistirá. ¡Ponte en contacto con nosotros!

Related Posts