Árabe

Técnicas y consejos para aprender árabe desde cero

Técnicas y consejos para aprender árabe desde cero

El idioma árabe es, sin lugar a dudas, una de las lenguas que presenta más dificultades a la hora de aprender para cualquier estudiante hispanoparlante o para la mayoría de alumnos extranjeros. Es nuestra obligación ser sinceros desde el principio sin ánimo de caer en el derrotismo. Y de esto último, ¡ni hablar! Porque aunque sea un reto importante, aprender árabe es factible si pones empeño y dedicación.

A pesar de que el castellano actual contiene miles de arabismos, es decir, palabras de origen árabe arraigadas desde la época del dominio árabe en la Península Ibérica, y que constituyen la aportación más importante al léxico español después del latín, ambos idiomas son muy diferentes entre sí.

Como buen principiante de un idioma tan distinto al tuyo, especialmente en lo que a la escritura se refiere, si ahora mismo te muestran un texto en árabe, no te vas a enterar prácticamente de nada. Pero no te alarmes, porque vamos a compartir contigo las mejores técnicas y consejos para aprender árabe desde cero. ¡Empecemos!

Técnicas y consejos para aprender árabe desde cero

Decide qué tipo de dialecto árabe quieres aprender, ¡porque hay muchos!

Tal vez nuestro primer consejo para aprender árabe desde cero te sorprenda, pero ¿sabías que en la lengua árabe predomina la diglosia? Básicamente, existe una forma para leerlo y escribirlo y otra para hablarlo. En realidad, hay tres formas escritas de árabe: el árabe clásico o fusha, el árabe estándar moderno y el árabe dialectal.

El árabe clásico es el idioma del Corán y textos antiguos escritos muchos siglos atrás. Si eres un apasionado de la religión y quieres adentrarte en el islam, puedes aprenderlo, pero más allá de eso, no tendrá mucho más recorrido su aprendizaje porque nadie lo practica en la vida cotidiana.

Algo parecido sucede con el árabe estándar moderno, que es una simplificación del árabe clásico y será el lenguaje que vas a estudiar y aprender en tus inicios. Es cierto que es la versión lingüística utilizada en las escuelas, libros de texto y novelas actuales o en los medios de comunicación, y la que permitirá comunicarte con los ciudadanos del mundo árabe en general. Sin embargo, es muy poco probable que alguien se exprese contigo en árabe estándar moderno, lo normal es que te hablen en su propio dialecto.

Por consiguiente, y según la experiencia de la mayoría de los estudiantes que llevan años aprendiendo árabe, es fundamental que te decantes por una de sus variantes dialectales si quieres entender y que te entiendan durante las conversaciones en árabe. Si accedes a la plataforma de aprendizaje de idiomas italki, que está considerada una de las mejores herramientas para aprender árabe, verás que, entre los cerca de 500 profesores de la lengua árabe, muchos especifican el dialecto que más dominan, como puede ser el levantino, egipcio, del golfo Pérsico, magrebí, etc.

Técnicas y consejos para aprender árabe desde cero

Empieza por las cosas más sencillas: el alfabeto árabe

Lo que habitualmente solemos hacer cuando aprendemos un idioma, incluido el materno, es empezar por el abecedario. Es posible tratar de buscar atajos, pero tarde o temprano, esta técnica nos conducirá al fracaso y a una ralentización en el proceso de aprendizaje. Así pues, nuestro consejo es que arranques por lo que teóricamente es lo más básico, el alfabeto árabe o alifato.

El alifato está compuesto por 28 letras (el español 27) que contienen un único sonido, así que es posible aprenderlo en poco tiempo, a diferencia de otros idiomas como por ejemplo el chino o el japonés, donde hay miles de signos que corresponden a palabras específicas. El alfabeto árabe, al igual que toda su escritura, se lee de derecha a izquierda y está escrito en un estilo de letra cursiva y no distingue las mayúsculas de las minúsculas.

Del mismo modo que nos enseñaron las tablas de multiplicar cuando cursamos los primeros años de primaria, puedes hacer con el alfabeto árabe; te sugerimos utilizar una tabla plastificada o un gráfico para tu ordenador o aparato electrónico con las letras del alfabeto árabe y su equivalente al castellano. Es un buen método para empezar a familiarizarte con las letras árabes y descubrir que puedes conseguir memorizarlas con rapidez.

Aprende a escribir tu nombre y amplía el vocabulario que vas a utilizar

Una vez logres dominar el alfabeto árabe, tendrás la oportunidad de comenzar a escribir palabras. ¡Qué emoción! Intenta escribir tu nombre, ya que a fin de cuentas será tu carta de presentación cuando conozcas a alguien o empieces a redactar en árabe. De igual forma, aprende a leer, escribir y escuchar palabras de uso cotidiano como los saludos o las despedidas.

Asimismo, es aconsejable que aprendas palabras o frases cortas sobre tus aficiones o cosas que despierten tu curiosidad. Una excelente técnica para después poder recordarlas fácilmente es escribirlas en un diario acompañadas de imágenes visuales, como una foto o un dibujo de la palabra o frase en cuestión. Prueba también a escribir en varios post-it la palabra de tus electrodomésticos o lo que se te ocurra que esté en tu casa en árabe y pégalos allí donde se encuentren. ¡Es un método sensacional!

Rompe el hielo con un profesor de árabe particular online

Definitivamente, la persona que creemos que será la más capacitada para transmitirte mejor todas las técnicas y consejos para aprender árabe desde cero es un profesor de árabe online. Ver y escuchar el idioma es muy importante, pero conversar con un hablante nativo es fundamental.

Un profesor de árabe particular y con experiencia te guiará durante todo el proceso de aprendizaje y además de mostrarte las herramientas y recursos para conseguir aprender el idioma, te introducirá a la asombrosa cultura árabe.

Naturalmente, cuanto más tiempo practiques la lengua árabe, antes la aprenderás. Aunque te recomendamos no tener demasiada prisa, que siempre es una mala consejera. Algunos factores que deberás tener en cuenta cuando elijas a tu profesor es el dialecto árabe que quieras dominar, el precio de las clases y la disponibilidad horaria. Con todo, los principales ingredientes que no te pueden faltar para lograr tu objetivo son la paciencia, el esfuerzo y la motivación. ¡Mucho ánimo en tu nueva aventura!

Related Posts