Francés

¿Qué es lo más complicado de estudiar el idioma francés?

Qué es lo más complicado de estudiar el idioma francés

Durante los últimos años, el interés por aprender francés ha ido en aumento hasta el punto de convertir a esta elegante lengua en el cuarto idioma más hablado del mundo y en la única, además del inglés, que se habla en los cinco continentes. El francés es lengua oficial en 29 países y es la lengua materna de 80 millones de personas. Se habla en territorios tan diversos como: Francia, Canadá, Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Andorra, Mónaco, Líbano, Vietnam, Marruecos, Túnez y Camerún.

Son 68 los estados y gobiernos que se declaran francófonos por todo el mundo y esto convierte al francés en un idioma hablado por más de 200 millones de personas con presencia en los 5 continentes. Además, como ya hemos mencionado, el consolidado amor por el francés, y para aprenderlo como segundo idioma, lo ha convertido en la segunda lengua más estudiada por detrás del inglés.

Ahora bien, a diferencia de con el inglés, por ejemplo, con el francés pasa algo parecido a con el catalán, y es que muchas palabras se escriben de forma bastante diferente a como se pronuncian, por lo que aprenderse la concordancia entre lo que decimos y lo que queremos escribir puede ser un reto. En el post de hoy vamos a dar algunas pinceladas a lo más complicado del idioma francés para que lo tengas en cuenta a la hora de estudiar el idioma y que así puedas hacer un aprendizaje más eficiente.

Los verbos y los tiempos básicos serán tus mejores amigos

Aprenderte los verbos de un principio es algo que te facilitará mucho la consolidación del aprendizaje del francés. A partir de estos verbos podrás empezar a construir oraciones que, aunque sean simples, te ayudarán a comunicarte. Ten en mente que los verbos más utilizados en francés son “être” (ser, estar) y “avoir” (tener, haber) y que ambos se utilizan tanto como auxiliares como con su significado propio.

Qué es lo más complicado de estudiar el idioma francés

Si nos centramos en el verbo “être” podemos ver que equivale al verbo “haber” cuando se utiliza en la construcción de los tiempos compuestos de los verbos de movimiento ( también conocidos como “verbes de mouvement” en francés) y de todos los verbos pronominales y derivados de los verbos de movimiento. Además, “être” también equivale a “ser” cuando se utiliza para la construcción de la voz pasiva y cuando indica la inexistencia, el estado o la permanencia. También puede significar “estar” para indicar lugar, es decir, habla de dónde se encuentra uno.

Vamos con el verbo “avoir”, que equivale a “haber” en español cuando se utiliza para formar los tiempos compuestos de los verbos transitivos y de la mayoría de los verbos intransitivos. Es importante acordarse, como hemos comentado, de que un mismo verbo puede tener distintos significados. “Avoir”, por ejemplo, también puede equivaler a “tener” en español cuando se utiliza en forma transitiva y significa “hacer” cuando da una noción del tiempo, es decir en una situación en la que estemos hablando de años, por ejemplo.

Ahora bien, para usar los verbos de manera correcta te recomendamos que aprendas a la par el tiempo presente. Es un tiempo relativamente fácil, pero tendrás que prestarles más atención a los verbos irregulares. Para hacer esto solo tienes que memorizar el presente y los tres grupos verbales con sus terminaciones:

El primer grupo se compone de los verbos acabados en –ER (“manger”, “chanter…”) y sus terminaciones son: -e, -es, -e, -ons, -ez o –ent.

En el segundo grupo van los verbos acabados en –IR (“finir”, “choisir”…) y sus terminaciones son: -is, -is, -it, -issons, -issez, -issent.

Por su parte el tercer grupo está compuesto por el resto de verbos, que pueden acabar en –IR, en –RE o en –OIR, además del verbo “aller” (“partir”, “atteindre”, “pouvoir”, “mettre”…). Las terminaciones del tercer grupo son -s, -s, -t, -ons, -ez, -ent. Las terminaciones para los verbos terminados en –DRE (salvo aquellos que terminan en –OINDRE) son: -ds,-ds, -d, -ons, -ez, -ent. Y finalmente, las terminaciones de los verbos “vouloir”, “pouvoir” y “valor” son: -x, -x, -t, -ons, -ez, -ent.

Qué es lo más complicado de estudiar el idioma francés

Hablemos de los sustantivos

Otra de las partes básicas para poder mantener una conversación en francés es entender los sustantivos y es también algo de lo más complicado del idioma francés. Para entenderlos, diremos que los sustantivos pueden tener dos géneros: masculino o femenino. Por ejemplo “voiture”, es decir “coche”, es femenino. La forma más habitual de formar el plural es simplemente añadir una “-s”. Por ejemplo “coches” es “voitures”.

Con los sustantivos hay que tener en cuenta que también existen algunas reglas específicas para cada uno de ellos. Ten en cuenta que los países llevan artículo. Y para distinguir si son masculinos o femeninos podemos fijarnos en si terminan en -e. Si es así, son femeninos (excepto le Mexique); aquí algunos ejemplos: le Portugal, la France, le Brésil, l’Espagne, le Mexique, l’Argentine.

Como ves, el femenino se forma, en general, añadiendo -e al masculino y en algunos casos se agregan otras letras o acentos. Así que te será muy fácil poder imaginar la mayoría de los sustantivos femeninos y también escribirlos. Ten en cuenta, también, que hay algunas profesiones que solo utilizan el masculino. Esto sería el equivalente de cuando nos referimos a un cantante en español y decimos “cantante” sea masculino o femenino.

Es importante saber que los sustantivos en francés se clasifican fundamentalmente en dos categorías: comunes y propios. Los sustantivos comunes (“nom commun”) designan personas, animales, lugares, objetos, ideas o un grupo de cosas en general. Pueden referirse tanto a seres animados (por ejemplo: “un enfant”, “un chat”) como inanimados (por ejemplo: “un fauteuil”, un “billet de train”).

Los sustantivos comunes tienen una forma singular y una plural, a menos que sean incontables. Algunos ejemplos de contables (“comptables” en francés), son: “ponme” o “crayón”. De incontables (“non comptables”), tenemos palabras como “lait” o “eau”. Además, ten en cuenta que pueden ser abstractos (“abstraits”), como “beauté” o “bonheur”; o también concretos (“concrets”), como: “robe” o “assiette”.

Esperemos que con estas pinceladas te hayas podido hacer una idea de cómo es más o menos aprender francés y que te haya picado la curiosidad. Si te animas, ¡no lo dudes! Los profesores de francés de italki estarán a tu disposición para acompañarte en el camino.

Si te ha gustado este articulo, te recomendamos de seguir leyendo Rutinas diarias en francés – Vocabulario

Related Posts